Tomás González





Hace no más de cinco años Colombia redescubrió a Tomás González, y hubo de todo y para todos: Norma rediseñó sus libros y los presentó en sociedad con pompa y bulla, un poco para tapar el olvido en que había tenido esos libros y a ese autor durante más de diez años. Arcadia y Pie de Página le dedicaron páginas y especiales. Los que ya lo conocían, muy pocos, se sintieron privilegiados y nos miraron por encima del hombro a los que apenas llegábamos a su prosa.

Que definen como seca, económica, contenida y todos esos epítetos que se lleva la prosa moderna. Sí, es todo eso y otras cosas, pero sobre todo la de Tomás González es una prosa efectiva: él no te cuenta una historia sino que te hace un reporte de ella. Y es increíble lo que logra, porque esa prosa contenida y etcétera contrasta con las historias, que son tropicales y barrocas y desbocadas. Ahí están los cinco cuentos de El rey del Honka Monka, sobre todo el que le da título al volumen. Ahí está Primero estaba el mar y Los caballitos del diablo. Pasan cosas en las historias de González, y él hace el reporte muy juicioso. En últimas no te deja salir de la página, que es de lo que se trata la buena literatura.

Es de subir las cejas la manera en que las regiones del país se dejan ver en sus páginas con tal economía de recursos. La costa caribe embadurna y recalienta en cada página de Primero estaba el mar. El desparpajo y la buena onda del Valle del Cauca se salen de “Historia del rey del Honka Monka”, igual otros lugares en otros cuentos de ese volumen. ¿Qué cómo le hace? Léalo, ¿qué más le puedo decir? Cualquiera de sus libros, pero mejor todos: en cuestiones de lectura la gula es virtud.

Comentarios

j. ha dicho que…
¿Publicará algo nuevo pronto?
el ojo en la paja ha dicho que…
No sé, pero estaré al tanto, y le recomiendo que haga lo mismo, estimado o estimada.
Lucaz ha dicho que…
Aunque es dudoso que este comentario en una entrada tan "antigua" la lea alguien, vale decir que compré la novela y el primer párrafo me dijo a secas: "mi prosa es un buque de gran calado". Fue hace quince días y ahí lo tengo, al mirar el lomo no dejo de babear...no pasa de noviembre sin tener su merecida lectura.
Camilo Jiménez ha dicho que…
NO va a perder el tiempo. Además, requiere poco tiempo de lectura. Y, como en los anuncios de los setenta, "satisfacción garantizada". Hágale también a la Historia del rey del Honka MOnka. Y a la Historia de Horacio. Y a... todo González.
Lucaz ha dicho que…
Si señor, lo leí excelente prosa, en lugar de seca yo diría contundente, sabe usar las palabras adecuadas para describir y que el lector sienta la atmósfera. Además airea muy bien la historia con episodios de Medellín, Envigado y Bogotá de refilón para que no se haga farragosa. El final me pareció forzado por que el asesino surge como de otra novela y la actuación de J la noche fatídica no es creible, era el típico noble neurótico aunque muy pragmático y no iba a darle semejante ultimátum a un personaje del que siempre desconfió. No obstante excelente novela y seguiré con las demás.