Fusilado: José María Firpo


José María Firpo nació en Paysandú, Uruguay, y en su adolescencia se trasladó a Montevideo. Se graduó como maestro en 1938 y a eso se dedicó hasta su muerte, en agosto de 1970. Además de enseñar, tuvo la gracia de guardar las originales salidas de sus estudiantes, y con ellas compuso el libro ¡Qué porquería es el glóbulo!, publicado por Ediciones de la Flor en 1976. En sus propias palabras, “Leerá Ud. aquí lo que se oye, se escribe, se ve, o, en una palabra, se vive en la escuela. A este recopilador se le dio por el humor, y éste es el resultado. La selección es variada, como puede verse, pero es sólo una parte de lo que posee. Va sin decir que en muy contados casos recuerdo el nombre del autor de cada trozo”. Es variada y simpatiquísima, como se puede ver en la muestra a continuación. El libro se puede leer en línea.


¡Qué porquería es el glóbulo!


—Conozco un hombre que trabaja de desocupado.

—A veces yo tengo el ombligo limpio.

—Yo hago mucha fuerza todos los días en la escuela.

—La encía es la que asujeta los dientes, y los morales sirven para una cosa que es para triturar.

—Los dientes trituran los alimentos y los reducen a polvo.

—Si se me gasta el esmalte me queda el cemento, si se me gasta el cemento me queda el marfil, si se me gasta el marfil me queda la pulpa; si se me gasta la pulpa no me queda nada y después me llaman “la vieja”.

—Yo siempre que veo una estatua, está inmóvil.

—En la boca hay muchas cosas, por ejemplo la saliva.

—Todos los niños de esta escuela tienen ombligo, y el señor maestro también.

—Encima de mi cráneo hay una mosca.

—Ayer estuve pensando una hora seguida.

—A mi me pasaron cosas grandiosas. Cuando tenia dos años me caí adentro de un pozo y me mojé todo. Cuando tenia cuatro fui a ver qué había adentro de una olla y me tiré toda el agua caliente arriba del cuerpo y me llevaron al hospital. A los cinco años me corté con un cuchillo. Una vez me pelié con un grandote y me rompió un ojo a trompadas. Otra fui buscar hielo y al cruzar la calle un auto me pisó. Otra vez que le estaba sacando higos a un italiano que vivía al fondo de mi casa, se rompió la rama y me di un golpe. Yo tengo recuerdos bellos de mi niñez.

—Hay un niño de esta clase que dice que el ano es el culo.

—En el microscopio se ven los clóbulos del tamaño de una pelota de fóbal Nº 5.

—No conviene divertirse mucho porque el corazón empieza a andar mal.

—Ese día mi madre estaba un poco triste y al mostrarle el carnet de calificaciones se puso muy contenta. ¡Qué lástima que mi papá no pudo ver el carnet porque no vive con nosotros!

—¡Qué porquería es el glóbulo!

—Una vez se me infestó el glóbulo.

—Cuando se produce una herida, los microbios pelean con el microscopio.

—La sangre se sabe el recorrido de memoria y siempre va por los mismos lados.

—El corazón hay que tratarlo con mucho cariño.

—Para no complicarle la vida al corazón lo mejor es ir caminando y riéndose, pero no mucho.

—El pulmón es una cosa muy grande y peligrosa.

—El olor de agua podrida que sale del aljibe que hay en este salón me parece que nos va a hacer enfermar.

—Si usted respira por la boca, el aire entra frío y capaz que despierta los microbios.

—Las fuerzas nasales sirven para entibiar el aire.

—El caballo come césped y duerme parado. Siempre que veo un caballo, lo veo tirando de un carro.

—Esta bien que sea un caballo, pero no que le estén dando garrote todo el día.

—El caballo sirve para andar a caballo.

—El caracol es un animal muy molúculo que cuando lo tocan se achica y se mete en el carapach.

—El caracol es así: no corre, no salta, no tiene paz con los perros, pone huevos y se sube a las plantas y de ahí mira a donde puede ir.

—Maestro: Esta ves perdóneme la demora, pero me dormí yo. La madre.

—Maestro Firpo: Después de saludarlo paso a decirle que hoy faltó a la escuela porque me duele la cabeza y me siento medio jodido. Le mando esta carta por manos propias Su discípulo, Jesús

—Muy bien día maestro: José Pedro no va porque tiene un hojo inchado de un golpe que se dio. Lo saluda la madre y que le vaya bien por el mundo.

—Los indios se vestían con ropitas cortas hasta que los católicos les enseñaron a escribir.

—Yo, maestro, me acuerdo de la bebida que bebían los indios porque se llama igual que una prima mía, que es Chicha.

—Los indios nunca se lavaban la cara; por eso eran tan serios.

—El pulpo es un invertebrado con una cara muy desagradable. Tiene la cara de pocos amigos.

—La cabeza del pulpo es como la parte de arriba de la cabeza del maestro, que es pelado.

—La vaca es una gran cosa porque da leche y carne para el pueblo.

—La vaca da carne, leche y terneros. También nos da el cuero que sirve para taparnos de noche.

—La vaca come, come, come, come, come y come, y de noche mastica lo que comió de día.
—La vaca y el toro forman un matrimonio, pero nunca conversan, nada más que cuando tienen que hacer terneritos.

—Todo lo que hay en Montevideo está hecho de átomos.

—El átomo es una cosa como la bomba atómica; si cae acá, revienta y pobres de nosotros.

—Me gustaría ver una molécula, pero me parece que con el microscopio de la escuela no se ve nada, porqué está descompuesto.

—El maestro está compuesto de átomos, pero él tiene más que nosotros.

—Me parece que una bomba atómica es mas grande que el escritorio del señor Director.

—La vaca es un animal muy cuadrúpedo y tranquilo.

—La langosta es imbancable.

—En nuestro cuerpo hay como de aquí al escritorio de la señorita Directora, de intestinos.

—¡Qué hermosa es la digestión!

—Cuando se enllena el estómago se cierra el cardigan y no deja subir la comida, pero menos mal que se abre el píloro.

—Yo tengo una vecina que tiene mucha necesidad.

—Yo tengo un tío que siempre dice que se casó por culpa de la luna, y ahora la tengo que aguantar a ésa.

—Si no fuera por el sol no habría sombra para descansar cuando hace calor.

—La vista es una cosa que se tiene que ciudar mucho que no se enganche en algún lado y la pierda.

—González es una señorita macanuda.

—¡Qué memoria tiene ese ratón que siempre va derecho al agujero!

—Adentro del ojo hay unas cuantas cosas que trabajan y se llaman iris, pupilo y cristalino. La vista sirve para ver y una cuantas cosas más.

—Tengo que cuidarme bien los ojos como si fueran un tesoro, porque si a mi me llegan a sacar uno, después la gente me llama “el tuerto Esteban”.

—A veces el maestro dice hace siete minutos que estoy esperando que se callen.

—Encima mío está mi pelo.

—La digestión causa muchas enfermedades.

—En mi casa todos tenemos estómago porqué es muy útil.

—Después de comer vamos al guatercló porque la diges­tión dice ya terminó y el cuerpo dice con esto alcanza y no quiero lo demás.

—La palabra "alhaja” se debe pronunciar suave.

—El hijo de la vaca es ancho.

—Yo quiero tener un adminículo.

—A él le gusta la música clásica que es esa que demora en terminar, y también le gusta Anibal Troilo.

—El maestro es útil, es ágil, es bueno, es más grande que nosotros pero enseña; tiene el cuerpo corpulento.

—Colón era de Genoveva.

—Colón fue el mejor hombre que hubo en esa época.

—La corriente eléctrica da muy fuertes patadas.

—La radio que hay en casa la estamos apagando por mensualidades.

—Hay mucha gente que muere de electricidad.

—La electricidad es la base de la educación.

—La gallina escarba la tierra como si fuera un chancho y come, indiscutiblemente, gusanitos, granitos, etc.

—La gallina es muy útil por si hay algún enfermo que no puede comer carne de vaca y el doctor lo manda comer carne de gallina, y entonces, si no tuviera gallinas tendría que comprar una y hoy en día una gallina cuesta carisma por la gran crisis que hay. Yo no sé por qué mi mamá no se pone a criar gallinas.

—En primavera las plantas crecen vigorosas porque pueden absorber aire perfumado y tibio que anda libre por ahí.

—Cuando viene la primavera a mí me entra como una musiquita.

—Con sus afiliadas uñas hace tajos importantes.

—El gusano de seda es un bicho muy feo y muy difícil de dibujar, y su capullo tiene como un quilómetro de largo.

—Comen con mucha voracidez.

—Los gusanos pueden medir 1O, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2 o 1 centímetros, según.

—La bataya de Sarandi fue una de las más sangrientas y hermosas del universo.


Lo fusilamos de: José María Firpo, ¡Qué porquería es el glóbulo!, Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1976, 162 páginas.

Comentarios

Carlos A. y Pablo R. ha dicho que…
De la estupenda filosofía infantil compendiada por Firpo, lo que más recuerdo es el aforismo: "al bar hay que ir, cuando menos, una vez al día". Creo que aparece en "La mosca es un incesto".
yacasinosoynadie ha dicho que…
Esta lindísimo esto... no lo conocía... me recordó a un artista argentino que se llama Claudio Gallina que ha trabajado mucho el tema.
juanmosquera ha dicho que…
"...La sangre se sabe el recorrido de memoria y siempre va por los mismos lados..." y no sólo en el cuerpo, este país cabe precisito en esa frase.
Sinar Alvarado ha dicho que…
"...y así susceptiblemente".

s.
malvisto ha dicho que…
Como volví hece poco no termino de leer a Lynch: la reseña me gustó tanto que lo fuí a buscar. Y el libro me ha gustado tanto que cada vez que leo una frase salgo a caminar, a hacer algo, para retardar el placer, para evitar lo más posible el punto final. Qué bueno.
Saludos,
La Maga ha dicho que…
Dejaré aquí otro par de perlas, también auténticas, de alumnos de unos 12-13 años del colegio en el que trabajo:
1ª "Jaime I el Conquistador hizo las olimpiadas de Montreal"
2ª "Hay dos tipos de lluvias: las pornográficas y las normales"

Existe un libro titulado "Voy a pasar lista por orden cronológico" que recoge las barbaridades dichas por los profesores.
El Ombliguismo Antioqueño ha dicho que…
"Las ratas se acaban, pero con veneno"
Camilo Jiménez ha dicho que…
Maga, están buenas. ¿El libro que recomiendas se consigue? Me gustaría leerlo, por favor pon acá más datos.

Otro de este estilo es "Casa de las estrellas", de Javier Naranjo, publicado primero por la Editorial Universidad de Antioquia y luego por Santillana. Está organizado en forma de diccionario y vale mucho la pena.
Camilo Jiménez ha dicho que…
Ombliguismo, está muy bonita la frase, ¿en qué kínder la oíste?
Esteban Dublín ha dicho que…
Camilo, quiero invitarte a participar, o si conoces a alguien que quiera participar, en el concurso de microcuentos 'El dinosaurio'. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
A propósito de “Casa de las estrellas”, un par de genialidades que se encuentran allí:
Envidia: Tirarle piedras a los amigos (Alejandro Tobón, 7 años)
Guerra: Gente que se mata por un pedazo de tierra o de paz (Juan Carlos Mejía, 11 años)
Mujer: Es una persona que se enamora de alguien (Nelson Ferney Ramírez, 7 años)
Mujer: Ser vivo capaz de perjudicar a los demás (Silvia Elena Suárez, 11 años)
Padre: Es el que me dio la cosa que tengo en la mitad de los dos muslos (Simón Peláez, 11 años)
Universo: Casa de las estrellas (Carlos Gómez, 12 años)

Justo ahora estamos preparando una reedición con textos e ilustraciones nuevas que esperamos salga pronto.

Hay otro libro, “Frases célebres de niños” de El Hormiguero, publicado por Aguilar en España, que tiene otro par de maravillas:
Otra frese de Luis María: “Mami, lo siento pero de mayor voy a ser ladrón”.
Un día José Luis le preguntó a su madre: “Mamá, si como polen, ¿cagaré miel?”.
Guillermo estaba bebiendo agua y dijo: “Pero esta agua no sabe a nada, ¡no tiene sentimientos!”.
Camilo querido, siento montarle competencia a tu fusilado, pero no me aguanté las ganas.
C.
Camilo Jiménez ha dicho que…
Por favor, mi querida C, ¿cómo que competencia? Complemento, querrás decir. Qué bueno que publiquen otra vez el libro de Naranjo. Estaré muy pendiente para comprarlo y fusilarlo.
Tatiana Luján ha dicho que…
Qué risa. Están muy buenas esas frases.La de las dos clases de lluvia que compartió La Maga, también.

Mi hermanito hizo una cartelera para el día del idioma en el colegio. En la cartelera decía: "el día del idioma es cuando el espíritu santo bajó en lenguas de fuego sobre los apóstoles y los puso a hablar muchos idiomas distintos".
Pipe Toro ha dicho que…
¡Buenísimas las frases!, me hizo recordar algo verídico que sucedió cuando en la clase de religión nos pusieron una tarea acerca de los valores y uno de mis flamantes compañeros hizo la mejor cartelera de todas, la expuso fabulosamente y emocionado al haber cumplido con su deber, con un pequeño detalle, la cartelera hablaba efectivamente de los valores del día, económicos.